Internet y educación

impacto-tec-estudiantesCuenta la historia que Alfred Nobel, por quien llevan el nombre los famosos premios, tras perder a su hermano en un accidente en las minas de la familia a causa de la pólvora, descubrió un método por el cual se podía controlar el compuesto y utilizar con menor riesgo, salvando así la vida de cientos que mineros con su revolucionario invento. Años después, este mismo invento fue utilizado por facciones beligerantes para acabar con la vida de cientos de personas, sin piedad ni misericordia alguna.


Esta historia nos enseña que, aunque la mente humana busque conocimientos para lograr el progreso e inventar herramientas a favor del mismo, son estas mismas herramientas las que utiliza para destruirse a sí mismo y a sus semejantes.


Considerando el internet como una de las herramientas de la mente humana, cabe plantearse la duda acerca de qué tan provechoso es para el desarrollo humano, en especial para la educación, que es lo que nos compete a nosotros de manera particular.


Es muy cierto que el internet es un conjunto de medios audiovisuales que sirven como recursos didácticos en el proceso de enseñanza-aprendizaje, puesto que ofrecen múltiples puertas de acceso al conocimiento en todos los campos, desde el arte, la historia, las ciencias generales, hasta la psicología, la astronomía, la sociología y otras. A partir del uso de estos recursos, cada día son más accesibles los conocimientos de todo el mundo para todo aquel que cuente con un dispositivo electrónico y conexión a la red de redes.


Sin embargo, por otro lado, el internet supone un alto riesgo para las jóvenes mentes incapaces de detectar el peligro que se oculta tras los diferentes sitios y contenidos que pululan por la web y que amenazan contra la integridad moral y psicológica de los usuarios incautos que hacen uso del internet sin ninguna conciencia de lo que allí pueden hallar.


Material pornográfico, violencia sin censura, archivos infestados, publicidad incontrolada y contenido activo son sólo algunas de las formas en que el internet puede horadar las mentes de los jóvenes estudiantes, alejándolos del propósito de aprender para lo cual les pueden servir perfectamente los recursos existentes en el internet.


Al notar esta dualidad presente en el uso de la red de redes, cabe preguntarse si sería más conveniente alejar a los estudiantes de estos peligros o si, por el contrario, debemos pasar por alto tales riesgos y abrirles las puertas a un mundo de infinitos conocimientos al alcance de un click.


La opción más inteligente, y la única que merece ser considerada, es la de no dejar de aprovechar las facilidades que ofrece la internet para el desarrollo de la educación, pero que exista un control o filtro que permita a los padres, madres y docentes regularizar el uso de los estudiantes de dicho recursos, limitando el tiempo que pasen los mismos ante una computadora, tablet, Smartphone o cualquier dispositivo electrónico, además de monitorear el tipo de contenido al que tienen acceso.


No se trata de alejar a los niños y jóvenes de la tecnología, ya que esto es imposible, teniendo en cuenta que cada día nos invaden más intensamente los avances tecnológicos, sino que debe existir un control que permita amortiguar los efectos negativos del internet en la mente de los jóvenes.


Para concluir, es bueno establecer una analogía con el uso del cuchillo: esta herramienta que algunos psicópatas utilizan para asesinar seres humanos y otras personas usan para preparar un plato de saludables frutas. Bien es cierto que no se puede permitir a un niño manipular un cuchillo, pero es necesario permitirle, a medida que va desarrollándose mental y físicamente, el uso de esta herramienta para tareas básicas. Lo mismo sucede con el internet: la cuestión no es si se usa o no, sino en qué medida debe permitirse su uso y para qué fines.

Comentarios

Entradas populares de este blog